Bienvenido a Ehlysea Invitado,un sitio donde tu imaginación no tiene límites, esperamos tu instancia sea larga y amena en este continente.
Nuestro último usuario registrado es
Serrad Da Fallaren
¡El continente se alegra de tu llegada!

Últimos temas
» ⊰ Glass Pool ⊱ [Normal]
Dom Feb 01, 2015 10:35 pm por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Dom Feb 01, 2015 5:36 pm por Laco

» Xero lux | petxamo [Elite]
Jue Nov 13, 2014 10:54 pm por Invitado

» afiliacion normal
Mar Oct 14, 2014 1:47 am por Invitado

» Spirited Away Rol {Afiliación Élite}
Dom Sep 28, 2014 2:20 pm por Invitado

» Black Bullet - Elite
Lun Jul 28, 2014 2:57 pm por Invitado

» Whether that be hell or a land of nothingness | Priv.
Sáb Jul 26, 2014 7:40 am por Sephiroth


A pleasant place, a pleasant soul {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A pleasant place, a pleasant soul {Libre}

Mensaje por Mia Fearless el Mar Mayo 27, 2014 1:25 pm

Una temprana mañana, un cielo aún algo oscuro, pero con nubes que parecían algodón y con los primeros colores del amanecer tintando la superficie de unos colores cálidos: rojo, amarillo, naranja, granate... Sin duda, aquel paisaje me hacía recordar débilmente el aspecto del lugar donde estuve retenida tantos años, Ruber. Aquello era ya agua pasada, pero cada vez que veía algún color parecido al carmín, esos recuerdos sombríos ocupaban mi mente, ahora ocupada deleitándose con los increíbles resplandores de los árboles y plantas de la Lux Terra, que era donde me hallaba en esos momentos. Mis delicadas y pequeñas manos acariciaron una planta que emitía una luz esmeralda, una luz preciosa. Sinceramente, la gama del verde me encantaba, ese color me inspiraba paz y libertad, y así era como me sentía en aquellos momentos.

Llevaba allí un buen rato, refrescándome la mente. Mi madre me había pedido que la ayudara con un paciente, y estuvimos toda la noche trabajando, por lo que aún no había dormido. Había salido porque, en casa, no podía entrar al mundo de los sueños cómodamente, y venir a aquel sitio me relajaba, por lo que conciliar el sueño me era más fácil. Caminé unos metros, y me puse enfrente de un árbol gigantesco, con muchas lucecitas color esmeralda a lo largo de su copa. Mis ojos lo miraban maravillado, ¿era posible tanta belleza en algo tan simple como un árbol? Sí, lo era. Y aquella era la prueba. Tenía ramas caídas, por lo que, al acercarme, pude coger fácilmente una de sus luminosas hojas. Cogí una grandecita, y la sostuve en mi mano, admirando su color de luz. Sonreí ante tanta maravilla.

-¿Podré hacer tan bellas las sonrisas de la gente a la que ayude como esta hoja?-pensé en voz alta, mientras mis ojos aún revisaban la hoja que seguía emitiendo aquel resplandor. Me di media vuelta, y volví por donde había venido, yendo a un prado donde las flores eran violetas. Precioso. Decidí tumbarme y esperar a que el sol saliera, para que calentase con sus rayos mi algo frío cuerpo. Miré la hoja que cogí del árbol, y me la puse en mi pelo, junto con una flor que tenía a un centímetro de mí, y que había cogido para poder admirarla más de cerca. Sabía que arrancar cosas estaba mal, pero eran una flor y una hoja que, además, pensaba cuidar.

El sol ya asomaba, y con él, mi ganas de dormir. Entrecerré los ojos al empezar a deslumbrarme la gran bola brillante que, dentro de unas horas, estará brillando en el cielo, trayendo vida a todos los habitantes de Smaraudus. Intenté aguantar un poco más con los ojos abiertos, pero acabé cerrándolos. No me dormí, aún seguía despierta, pero poco después me habría dormido. Dejé que el viento acariciara mi rostro y mi cabello, color crema y suelto, y los primeros rayos de luz del sol se reflejaron en él.

-Buenos días, gente de Smaraudus...-dije con una sonrisa y, sin querer, caí en los brazos de Morfeo.
avatar
Mia Fearless

Femenino

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Edad : 17
Localización : Smaraudus, en la clínica de mis padres.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A pleasant place, a pleasant soul {Libre}

Mensaje por Hella el Jue Mayo 29, 2014 6:29 am

Los reyes siempre mantienen de viaje haciendo "vida social", si bien era algo cierto la información también puede ser tergiversada  y en su caso más que un viaje de placer era un viaje de investigación, de búsqueda de lo desconocido, un viaje en el que estaba dispuesta a abrir su mente y a explorar desde su faceta como reina, cosa a la que no estaba nada acostumbrada ya que era la traviesa Hella y no la diligente Catarina la que tenía la misión de "conocer lo desconocido" y de alimentar su curiosidad casi insaciable. El carruaje avanzaba lento y  sin abandonar el gesto serio bajo el velo se sentía impaciente de atravesar las grandes puertas de Smaraudus y volver a revivir el tiempo en el que rondaba por todos los reinos buscando a quienes prestar su desinteresado servicio, sin lugar a dudas tiempos mejores en los cuales la fiel compañía de su familia era la respuesta a todas sus desdichas y problemas, por ahora solo la calmaría llegar a la ciudad y tomar un descanso, aquel viaje tan largo la tenía extenuada.

Después de horas y horas de verde paisaje finalmente ante el carruaje aparecieron las enormes murallas construidas por la naturaleza y que separaban la ciudad del resto del mundo, la imponencia de esta era tan asombrosa a sus ojos que tuvo que bajar del carruaje y levantar un poco su cabeza para observarla en su totalidad, el ser alta por primera vez en su vida no le había colaborado y vaya novedad ya que se sentía orgullosa de hacer ciertas cosas que otras no podían por falta de altura.  El resto del camino al hotel lo hizo caminando, quería darse el lujo de explorar los rincones más oscuros de la ciudad sin preocuparse por que su enorme carruaje llamara la atención, aunque... una mujer con porte y vestimenta aristocrática, más alta que el común de la población y rodeada de escolta no podían pasar para nada desapercibida, por el contrario los rostros de sorpresa y alegría de los habitantes era notoria, era como si su gobernante fuera quien estuviera paseando y no ella, cosa que le resultaba extraña. - Ahora que lo pienso... - tomó algo de aire y exclamó en voz muy baja para uno de sus guardias - Jamás he escuchado algo sobre el gobernante de este reino ¿ no le parece sospechoso? - El hombre se limitó a asentir con la cabeza, los guardias no eran muy comunicativos y Hella tampoco se esforzaba mucho en hacerlos hablar, era una relación de amo-siervo muy distante y agradecía tener el velo para poder ocultar un poco su descontento por la situación.

Entre más avanzaban más personas se agolpaban a seguir sus pasos, a pesar de que era muy tarde todos llegaron como en una solemne procesión hasta el hotel y  hasta que no lograron comprobar que no era la persona que buscaban no quedaron tranquilos. La calma regresó no solo a la guardia real, también a la agotada reina que lo único que deseaba era una siesta, pero los pensamientos y las dudas no se lo permitieron, se sentía obligada a saber quien era el gobernante de ese reino más que por satisfacer sus necesidades de información era por conocer a la persona que tenía a su pueblo en total desconcierto por su identidad, al menos en Aurum las personas se conformaban con ver su misteriosa sonrisa que era lo único que el velo no lograba ocultar.

Esperó con calma a que los primeros rayos del sol tocaran su ventana, a esta hora había cambio de guardia y de seguro le sería fácil abandonar su cuarto e ir a buscar el castillo del rey o reina de Smaraudus, cambió su bata larga de dormir por un vestido largo verde esmeralda con algunas piedras en el corpiño, zapatos cómodos y por supuesto el tocado que sostenía el velo que ocultaba su rostro, si lograba aquella audiencia no podía presentarse vestida de cualquier forma, quería mostrar el poderío de su reino y que le interesaba empezar algún tipo de intercambio comercial entre ambos. Paso 1, distraer a los guardias; paso 2, salir por la puerta de atrás de aquella edificación; y paso 3, lograr llegar al castillo, pero lo que no se esperaba era que a esa hora los habitantes del reino aún dormían lo cual le jugó a la reina completamente en contra y como era de esperarse terminó perdida, lo único positivo del asunto fue encontrarse con un hermoso campo de flores luminosas de múltiples colores, la  reina estaba completamente maravillada y de un momento a otro y aún con el velo puesto Hella salió a relucir, lo que significaba que exploraría, correría y tal vez causaría uno que otro problema en el lugar, lo que no se esperaba era que una fuerte ráfaga de viento soplara e hiciera volar su tocado, su rostro estaba al descubierto y lo que menos deseaba era que alguien lo viera así que sin pensarlo empezó a correr tras él y allí viene la segunda sorpresa...el tocado cayó sobre una joven que al parecer descansaba en el lugar.

¿ Que hacer en un momento como ese? fue el pensamiento de su majestad cuando vio que esta empezaba a moverse, para evitar problemas no le quedó más opción que sentarse bajo un árbol cercano a ella y  llevar su larga y oscura cabellera hacia el frente ocultando su rostro, mientras tanto solo susurraba intentando no descontrolarse: - Todo saldrá bien, todo saldrá bien. -
avatar
Hella

Femenino

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 28/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A pleasant place, a pleasant soul {Libre}

Mensaje por Mia Fearless el Lun Jun 09, 2014 6:06 am

Un pequeño golpe fue suficiente para hacerme erguirme a toda prisa, esperado el peligro. Por fortuna, fue una alerta falsa, y no vi a nadie ni nada que me inspirara amenaza, por lo que me relajé. Tanto que me dejé caer de nuevo sobre la hierba de colores iluminada, y un suspiro de alivió salió de entre mis labios. Me incorporé de nuevo, y vi al causante de todo aquel alboroto interior: un pequeño tocado de aspecto refinado, con un sedoso y fino velo unido a él. Lo cogí con ambas manos para evitar que se estropeara o rompiese, y le eché un vistazo más de cerca: sin duda, era de alguien de la nobleza. Aquellos colores y esos materiales no eran de la plebe, debido a que eran caros. Pero, ¿quién podía estar aquí que fuera importante? Miré a mis lados, buscando al que podía ser el propietario de ese semejante accesorio. Y a unos metros de mí, bajo un árbol luminoso, vi a una chica de aspecto aristócrata (se puede deducir viendo sus ropajes), con el rostro oculto bajo una larga y preciosa cabellera oscura. Y caí en la cuenta de que lo que sostenían mis manos, no podía ser de nadie más que no fuera ella, pues su ropaje y los colores del accesorio en cuestión conjuntaban a la perfección, y si se trataba de estética, la nobleza era bastante delicada en eso, pues, según ellos, la imagen exterior dice todo de uno mismo. Y por esto mismo, a veces, intento arreglarme, aunque siempre acabo con el pelo enmarañado o con algún descosido en la ropa, dando una imagen de mí bastante dejada y descuidada.

Me levanté con cuidado para evitar que se me cayera el tocado de las manos, me acerqué a la señorita con paso gentil, y al estar frente a ella, a pesar de estar nerviosa, hice una torpe reverencia, y le tendí lo que se suponía que era suyo. Tenía que ser precavida, la plebe debe dirigirse a sus superiores con toda la educación del mundo, y con lo torpe que era yo, podía meter la pata en cualquier momento, llevando a pensamientos erróneos y meterme en problemas. Tan sólo imaginarme aquello, y mis manos estaba ya sudando de nerviosismo. Mi garganta estaba seca, y las palabras no me salían de la boca. Al fin, pude articular una pequeña frase.

-Es esto suyo, señorita?-dije con algún que otro tartamudeo, a pesar de que no padecía ese problema, pero hablar con gente desconocida me ponía nerviosa, y no hablemos si esa gente era de la nobleza...
avatar
Mia Fearless

Femenino

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Edad : 17
Localización : Smaraudus, en la clínica de mis padres.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A pleasant place, a pleasant soul {Libre}

Mensaje por Hella el Dom Jun 15, 2014 10:31 pm

Su mente continuaba completamente metida en el enorme dilema que le implicaba que una perfecta desconocida conociera su verdadera identidad, aquella que había logrado mantener en secreto con cautela y mucha suerte. Ni siquiera observar aquel espectáculo que le brindaban las bellas flores multicolor alumbrando suavemente a su alrededor ni el amanecer que empezaba a despertar lentamente  a los habitantes de aquel reino rodeado de naturaleza lograban sacarla de su ensimismamiento, era tal su concentración que no había notado que aquella chica que había sido golpeada con su tocado se había levantado y se dirigía justo hasta su ubicación por lo que probablemente ser identificada o no debería dejar de ser un problema.

Después de un breve instante y al escuchar la suavidad de la voz de su acompañante, una fémina joven, de tez blanca y apariencia amigable, la joven reina levantó su rostro aún cubierto por la enorme mata de cabello que intentaba de una manera algo curiosa cubrir la faz de su rostro, a pesar de que ya había reparado en ella un poco, sus ojos no pudieron evitar darle otra repasada rápida casi de la misma manera en la que miraba a un súbdito de su reino cuando daba sus largos paseos por el mercado.  - Si, ese tocado es mio señorita. - Dicho esto ella tomó con mucho cuidado su tocado y lo mantuvo en sus manos, lo acariciaba casi como si su propia vida dependiera de tener aquel instrumento cubriendo su rostro, después inclinó un poco su cabeza en señal de agradecimiento y se giró para poder acomodar su tocado en el lugar que correspondía, manteniendo el enigma de su rostro, hecho esto fue como si nuevamente recuperara aquel semblante que la caracterizaba, el espíritu de la líder, la consejera y la mujer dominante reaparecieron y con ello su deseo de llegar hasta el palacio real para indagar y sobre todo generar acuerdos que ayudaran a aumentar la prosperidad de su reino, pero claro, aún no sabía como llegar al palacio y seguramente tenía a sus guardias buscándola por todos lados lo cual no le agradaba para nada, pero volviendo a centrarse en su acompañante se puso de pié e hizo una larga reverencia. - Lamento haber interrumpido su agradable siesta, espero poder retribuir el daño de alguna manera. -

La reina regresó a su posición inicial, verse de pié al lado de la chica hizo notoria su diferencia de estatura lo cual se le hizo un poco divertido, era tan pequeña y tan bonita a su parecer que podía compararla con una muñeca de porcelana, en ese momento pasó por su mente un leve bosquejo de como sería el rey o reina del lugar y si realmente estaría dispuesto a atender su visita sorpresa, aunque en ese momento lo importante era la chica que tenía al lado, quizás ella podría ayudarla o eso esperaba. -  Por cierto... - hizo una breve pausa mientras pensaba si hacer la pregunta o no lo cual finalmente hizo:  - ¿Perteneces a este bello reino? No lo conozco muy bien y necesito encontrar un guía que me ayude a conocer un poco más el lugar, y  de paso...llegar al palacio real . - Tal vez no era la mejor manera de pedir ayuda pero al menos era un comienzo, y más valía que la chica respondiera pronto antes de que la guardia real  lograra encontrarla,  lo que menos quería era llamar la atención más de lo que lo había hecho recién llegada al reino de Smaraudus.
avatar
Hella

Femenino

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 28/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A pleasant place, a pleasant soul {Libre}

Mensaje por Mia Fearless el Miér Jun 18, 2014 1:40 pm

Tras unos leves momentos de tensión y nerviosismo, la chica que estaba delante de mí, asintió a mi pregunta, y se colocó con muchísimo cuidado el tocado. A parte de darle el tocado a ella, mi otro objetivo era intentar averiguar quién era, pero no apartó su mata de pelo de su cara en ningún momento, por lo que esa parte de la misión resultó fallida. Aún así, me alegré de que aquello fuera suyo, pues pasear por ahí con aquella joya en las manos, se me hacía peligroso, ya que podían atacarme y robarme, o acusarme de ladrona por llevar el tocado buscando a su propietaria, pensando los guardianes que lo robé de alguien noble. Se notaba que no era mío, pues mis ropas eran muy simples y se notaba que era hija de una familia de campesinos. Mientras pensaba todo aquello, observé cómo me lo agradecía con una inclinación de cabeza y se ponía de pie. Yo me dediqué a sonreír como una niña buena, y al ver cómo mantuvo ante mí una profunda reverencia y se disculpaba por despertarme de mi sueño, me ruboricé levemente, y agaché la cabeza en señal de respeto.

-¡N-No es necesario! De todas maneras, ya tocaba despertarme...-dije apresuradamente, nerviosa y al final de la frase, solté una pequeña risita inquieta. Estaba segura de que era alguien importante, y que ella me pidiera disculpas, era algo impensable. Sinceramente, siempre he pensado que los reyes y los nobles eran engreídos, pero si estaba en lo cierto de que ella era aristócrata, estaba realmente equivocada.

Alcé un poco la mirada mientras mantenía la cabeza gacha, y vi cómo se levantaba del lugar donde estaba sentada. Fui poniéndome recta poco a poco, y vi que era más alta que yo. Era algo obvio, porque se notaba que me ganaba en edad debido a su voz (era de adulta, pero era suave y reconfortante), y su cuerpo se notaba que era de alguien maduro. Tenía porte de reina, eso nadie lo negaba, y eso sólo hizo que mis sospechas de que ella fuera alguien de la realeza aumentasen. Aún así, decidí callarme. Sin darme cuenta, la miraba embobada, como si la examinara y sacara conclusiones. Noté mi comportamiento, y desvié la mirada, bastante sonrojada de lo nerviosa y vergonzosa que estaba: ¡qué descarado por mi parte! Mientras intentaba disculparme de alguna manera, ella interrumpió esto con una pregunta que me tuvo intrigada un buen rato.

-A-Así es, vivo aquí, soy originaria de este lugar-afirmé con una sonrisa algo nerviosa-S-Si usted me lo permite, estaría encantada de guiarla por Smaraudus... E-Es usted extranjera, ¿verdad?-me aventuré a preguntar. Saltaba a la vista que sí, pero quién sabe... Estaba muy nerviosa, mis corazonadas me decían que era alguien muy importante, pero no estaba segura, y no quería arriesgarme a meter la pata. ¿Y qué, si lo era? Quizá me estuviera poniendo a prueba para ver si la trataba como una amiga corriente o no... De todas maneras, debía ser lo más amigable posible. Así que, intenté relajarme, y le dediqué otra sonrisa amable.
avatar
Mia Fearless

Femenino

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Edad : 17
Localización : Smaraudus, en la clínica de mis padres.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A pleasant place, a pleasant soul {Libre}

Mensaje por Hella el Lun Jun 23, 2014 4:01 am

Escuchar la respuesta de la pequeña jovencita había sido algo reconfortante, después de todo había logrado conseguir una guía sin necesidad de mayores explicaciones o papeleo extenso que por algún motivo se pedía para facilitar a uno de estos personajes, sin embargo la joven lanzó una pregunta que sin dudas causó sorpresa en la rubia; debido a  su tierna e inocente apariencia había cometido el error de subestimarla más de lo que debía hacerse con cualquier persona desconocida aunque...tal vez  el hecho de que Hella  era algo obvio para alguien que quizás llevaba muchos años habitando el reino de Smaraudus, probablemente le era muy sencillo reconocer a un habitante de un foráneo. - Exacto, pertenezco al reino de Aurum y... - Tuvo que pensar dos veces lo que iba a decir, dar a conocer más sobre su estatus era lo menos conveniente y aunque en apariencia la situación estaba controlada con su mala suerte, o mejor, sus impulsos inadecuados cualquier cosa podía pasar. Después de aquel breve lapsus de preocupación completó su respuesta para la chica. - Vine a este bello reino para establecer alianzas comerciales directas con la corona, ese es el deseo de su majestad Catarina reina de Aurum a la cual sirvo fielmente. -

Dicho aquello e intentando conservar la calma la reina empezó a girar su cabeza de manera disimulada intentando ubicar a alguno de los soldados de la guardia real de los cuales estaba huyendo, era tan horrible para ella depender de aquellos hombres que en parte sentía que haber huido e intentar llegar por su propia cuenta hasta el destino final había sido un acto de justicia consigo misma más que una jugarreta para  causarle a aquellos hombres más problemas de los que ya tenían por protegerla, lo que si le causaba un poco de remordimiento y atormentaba su espiritú era haber tenido que mentir a aquella desconocida para salvar aquel secreto, su política de sinceridad había tenido que ser vulnerada por su bien pero junto con ello y casi de manera inevitable se dibujó una sonrisa escueta en sus labios tal vez intentando reflejar aquella apatía que sentía por ella misma a causa de aquella mentirilla piadosa. - Por cierto... -  hizo un breve interludio mientras volvía a meditar aquello que sentía la necesidad de preguntar, mandó una de sus manos a su cabeza como intentando organizar correctamente sus ideas, estudiando que cada palabra que fuera a salir de sus labios fuera la correcta, teniendo esto planificado se decidió a hablar. - Aún no conozco el nombre de la amable servidora que me guiará en mi travesía hacia el castillo ¿podría ser tan amable de decírmelo? - Aquella sonrisa apagada cambió rápidamente por una más relajada a pesar de que a lo lejos había escuchado algunas voces que se le hacían conocidas y que al parecer eran aquellas de las que huía, sin pensarlo dos veces y sin siquiera preguntar enganchó su brazo al de la joven y la arrastró con suavidad por aquel campo florido intentando no llamar mucho la atención de los hombres que ibas tras ella, como fuera tenía la intención de llegar al castillo sin ellos.

Ahh, lo había olvidado, mi nombre es Hella, Hella Rothschild, consejera real del reino de Aurum y estoy para servirle a mi amable guía si lo requiere - Su sonrisa se tornó grande y llena de amabilidad pero por dentro la culpa por otra mentira la estaban empezando a carcomer, quizás era hora de replantearse un poco aquello de ocultar su identidad real.
avatar
Hella

Femenino

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 28/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A pleasant place, a pleasant soul {Libre}

Mensaje por Mia Fearless el Miér Jun 25, 2014 5:34 am

Nada más lanzar mi pregunta, un rastro de sorpresa apareció en sus rasgos. ¿No quería que nadie preguntara acerca de su procedencia? Dijo que era de Aurum, y se quedó pensativa unos segundos, como si dudara de qué decir a continuación. Y me soltó que era la fiel servidora de la reina de su lugar, y que venía a hacer pactos con la nuestra. En parte, me dejó algo estupefacta, pues yo creía que ella misma ERA la reina de Aurum, pero de todas maneras, tenía contacto con ella. Me puse nerviosa, e hice una profunda reverencia en señal de respeto. Quizá fuera como nosotros, sí, pero tenía contacto directo con la nobleza, y eso no se veía todos los días...

-¡P-Perdone mi atrevimiento!-dije apurada sin levantar la cabeza, manteniendo la reverencia.

Pero me di cuenta de que cuando dijo su identidad, estuvo anteriormente pensando qué decir, por lo que consideré la idea de que me hubiera mentido. No quise que eso fuera cierto, pero la opción podía ser válida. Después de todo, acabábamos de conocernos...

Levanté la cabeza poco a poco, y pude observar una pequeña sonrisa en su rostro. Y luego llamó mi atención con un ''Por cierto...'' para atender a la pregunta que me hizo tras otra breve pausa. Su comportamiento se me hizo raro: puso su mano sobre su cabeza, como si quisiera aclararse las ideas. No dije nada, pero todo se quedó en mi cabeza. Y al final, me preguntó sobre mi nombre. Y a esto añadió una sonrisa.

-Mi nombre es Mia Fearless-dije dulcemente mientras correspondía con otra sonrisa amable y sincera.

Quizá si me hacía amiga suya pronto, me contara antes la verdad, porque la idea de que me mintió aún seguía en mi cabeza. Y entonces, noté el brazo de ella agarrar el mío y tiró de mí, arrastrándome por el campo de flores luminosas. Yo, extrañada, vi que ella corría como si la persiguieran, y para no poner más carga sobre la chica, me puse a correr a su lado, a pesar de que su zancada era más grande y rápida que la mía. Y entre todo aquel barullo, me dijo su nombre.

Hella Rothschild. Así se llamaba. Yo asentí con una sonrisa medio forzada, ya que estaba cansada de correr y las energías las estaba empleando en... pues eso, en correr.
avatar
Mia Fearless

Femenino

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Edad : 17
Localización : Smaraudus, en la clínica de mis padres.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A pleasant place, a pleasant soul {Libre}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.