Bienvenido a Ehlysea Invitado,un sitio donde tu imaginación no tiene límites, esperamos tu instancia sea larga y amena en este continente.
Nuestro último usuario registrado es
Serrad Da Fallaren
¡El continente se alegra de tu llegada!

Últimos temas
» ⊰ Glass Pool ⊱ [Normal]
Dom Feb 01, 2015 10:35 pm por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Dom Feb 01, 2015 5:36 pm por Laco

» Xero lux | petxamo [Elite]
Jue Nov 13, 2014 10:54 pm por Invitado

» afiliacion normal
Mar Oct 14, 2014 1:47 am por Invitado

» Spirited Away Rol {Afiliación Élite}
Dom Sep 28, 2014 2:20 pm por Invitado

» Black Bullet - Elite
Lun Jul 28, 2014 2:57 pm por Invitado

» Whether that be hell or a land of nothingness | Priv.
Sáb Jul 26, 2014 7:40 am por Sephiroth


Te cruzaste en mi camino...{Priv. Mia Fearless}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Te cruzaste en mi camino...{Priv. Mia Fearless}

Mensaje por Synne Delirose el Vie Jul 18, 2014 12:37 am

Me desperté realmente tarde. El sol estaba justo encima de la ciudad de Aurum, algo que no me hacía mucha gracia ya que la mayoría de lugares por los que podría escabullirme tras conseguir mi desayuno, o mi comida, según como se mire, estarían perfectamente iluminados por el grandioso y hermoso astro.

Suspiré quejosa, estaba realmente dolorida, mi espalda estaba destrozada, dormir en un suelo de madera durante tres días no era bueno para mis huesos, esperaba que se me pasara pronto para que no me diera problemas.
Sentada en un tejado de una casa cualquiera me desperecé, estiré brazos y piernas mientras bostezaba en un intento por mantenerme despierta
-Dormiría toda la vida-dije en voz alta mientras veía las calles del mercado a rebosar como cada día. Escuché mis tripas rugir y suspiré mientras colocaba una mano sobre estas-debería comer algo antes de que mis tripas comiencen a comerme a mi
Me levanté y bajé trepando hasta la azotea donde estaba temporalmente alojada. Allí cambié mi camisón blanco por una camisa blanca, la cual robé y corte hasta que quedara por encima del ombligo, dejé varios botones desabrochados quedando un prominente escote en V. Después me vestí con unos pantalones color café piratas, también re diseñados por mi, que estaban algo destrozados por el uso
-Necesito unos nuevos-dije mientras los doblaba un poco para que no se notaran los daños
Para terminar con la ropa me calcé con unos zapatos de tela simples sin casi suela también desgastada por el constante uso. Antes de salir me puse sobre los hombros una capa y seguidamente la capucha de la misma para ocultar un poco mi rostro y tener un aspecto mas andrajoso.

Tras acabar de arreglarme, recogí todas las cosas que había dejado tiradas por la guardilla, las metí en una cesta, las cubrí con una sabana y por la misma ventana por la que había entrado, salí sin hacer ruido alguno.
Ya entre el gentío recorrí lentamente las calles con la mirada gacha buscando algo de lo que aprovecharme, pero no había nada, absolutamente nada. Era un día relativamente tranquilo, era extraño que no hubieran peleas entre comerciantes y compradores por los altos precios o por los innumerables timos que solían cometerse.
Me volvieron a gruñir las tripas y me detuve, respiré hondo intentando no desmayarme pensando en otra cosa que no fuera comida, pero era relativamente complicado con tanta a mi al rededor. Levanté la vista y me sobresalté, habían varios guardias por allí, no podían verme, si lo hacían estando en ese estado no tardarían en cogerme por muy escurridiza que fuera.
Me di la vuelta y volví sobre mis pasos. Me centré un poco y miré a mi al rededor, veía varias señoras hablando con un comerciante relativamente atractivo, todas reían y no hacían caso de sus mercancías así que aproveché la situación. Mientras no miraban me acerqué a ellas y comencé a coger de sus cestas comida, toda la que pudiera en aquellos momentos para abastecerme por un día, disimulando mientras caminaba.
Todo parecía ir bien, cogí una manzana y fui comiéndomela mientras me alejaba, pero mi suerte no era muy buena en aquellos momentos. Escuché varios gritos de espanto e indignación tras de mi, me giré ligeramente y vi al comerciante señalando en mi dirección "Maldito..." pensé mientras escuchaba gritar a una de las mujeres que me detuvieran. Sin pensármelo dos veces, guardé la manzana en mi cesta con el resto de comida y comencé a correr entre la multitud, mirando hacia atrás de vez en cuando para controlar a los guardias, que por desgracia estaba bastante cerca de mi posición. Corrí a través de casi todas las calles del mercado, hasta que salí a una donde no había casi gente. Me giré del todo para comprobar si alguien me seguía. Mientras observaba, caminaba hacia atrás, relajándome cada vez mas al ver que exitosamente, los había perdido de vista.
Sonreí y cogí de nuevo la manzana, le di un bocado y volví a darme la vuelta, pero, al girar, me choqué contra alguien, me doblé el pie izquierdo y caí al suelo torpemente, boca abajo.
-¡VAMOS A VER!-dije gritando, me dolía mucho el pie y me había vuelto a sobresaltar. Hablaba mas el miedo que mi racionalidad-¡¿QUÉ NO SABEMOS MIRAR POR DONDE ANDAMOS?!-aunque parte de la culpa era mía, aquella persona no debía de haberse interpuesto en mi camino en ese preciso momento. Me levanté y me la quedé mirando con cara de pocos amigos, pero esa cara la cambié a una mas dolorida al apoyarme sobre mi pie izquierdo, junto con esa cara emití un gemido de dolor que por desgracia no pude ocultar.
avatar
Synne Delirose

Femenino

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 28/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Te cruzaste en mi camino...{Priv. Mia Fearless}

Mensaje por Mia Fearless el Dom Jul 20, 2014 4:06 pm

Llevaba unos días en Aurum con mi tía de vacaciones, lejos de mi tierra natal, Smaraudus. No me gustaba mucho esta ciudad, prefería mil veces la tierra de las plantas y curaciones a esta, pues era mucho más tranquila y fresca que en la que me encontraba, pero esta tampoco me disgustaba.

Me levanté temprano, pues el calor no me dejó dormir bien, y mi tía, que siempre se levantaba antes que yo, me mandó a hacer unos recados al mercado, mientras ella se dedicaba a hacer tareas del hogar. No me agradó mucho la idea, debido a que yo y el calor no nos llevamos muy bien, pero como ella era muy atenta y amable conmigo, qué menos que ayudarla un poco con estas cosas... Me vestí con mi sencillo vestido de tirantes blanco con algunos volantes en la falda y unas sandalias del mismo color. Mi vestimenta no era muy complicada, ya que para hacer compras no era necesario salir arreglada ni cosas de esas... Además, soy muy perezosa para esas cosas.

Cogí el dinero y la cesta, y salí a la calle. El mercado estaba una calle más adelante de la casa de mi tía, por lo que en un abrir y cerrar de ojos, ya estaba sumergida en un mar de gente charlando animadamente y comprando. Demasiada gente para mi gusto, así que terminaría las compras lo antes posible, y de vuelta a casa. Revisé una lista de la compra que me dio mi tía junto con el dinero, y suspiré aliviada al ver que tan sólo tenía que comprar cinco cosas contadas. Me acerqué al puesto de las frutas y busqué lo que ponía en la lista.

-Un kilo de manzanas, y otro de naranjas, por favor-le pedí dulcemente al tendero. Él me sonrió y me dio lo que le pedí. Me dijo el precio, y yo le di el dinero, pero me tuvo que devolver pues no le di el exacto. No miré las vueltas, y me largué. Así estuve por los demás puestos de comida.

Una vez que terminé de comprar, puse rumbo a casa. Mientras tanto, me digné a contar el dinero devuelto por el frutero, y me di cuenta de que me debía monedas. Me di la vuelta, y me fui a reclamarle lo que me faltaba, pero cuando llegué no estaba su puesto, se había largado.

-Estúpidos timadores...-maldije. Y me fui de nuevo a casa, pero por otra calle donde había menos gente, pues tantas personas juntas me agobiaba.

Estaba tan sumida en mis pensamientos y contando el dinero de nuevo, por si acaso, que no me di cuenta de la presencia de alguien más, y al instante, nos chocamos. Y me hizo caer. La cesta, que la tenía en el brazo colgando, salió ilesa, pero el dinero, estaba desparramado en el suelo, debido al golpe que hizo que mi mano lo lanzara por ahí. Y acto seguido, la persona afectada empezó a reñirme.

-¡P-Perdone, de verdad! ¡Estaba a mis cosas, y...!-dije muy apenada. Levanté la vista y me encontré con una chica de cabello rosado oculto bajo una capa zarrapastrosa, y unos ojos azules hermosos. Éstos me miraban con enfado, pero cambiaron a mostrar dolor, que se hizo más evidente cuando de su boca salió un gemido. Me levanté corriendo y la ayudé a incorporarse.

-¿Estás bien?-pregunté-De verdad lo siento... ¿Dónde te duele? Domino las artes curativas, puedo aliviarte el dolor como muestra de arrepentimiento por el choque...-le dije, para ver si así, podía saldar aquel golpe, a pesar de haber podido ella esquivarlo...
avatar
Mia Fearless

Femenino

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/05/2014
Edad : 17
Localización : Smaraudus, en la clínica de mis padres.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.