Bienvenido a Ehlysea Invitado,un sitio donde tu imaginación no tiene límites, esperamos tu instancia sea larga y amena en este continente.
Nuestro último usuario registrado es
Serrad Da Fallaren
¡El continente se alegra de tu llegada!

Últimos temas
» ⊰ Glass Pool ⊱ [Normal]
Dom Feb 01, 2015 10:35 pm por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Dom Feb 01, 2015 5:36 pm por Laco

» Xero lux | petxamo [Elite]
Jue Nov 13, 2014 10:54 pm por Invitado

» afiliacion normal
Mar Oct 14, 2014 1:47 am por Invitado

» Spirited Away Rol {Afiliación Élite}
Dom Sep 28, 2014 2:20 pm por Invitado

» Black Bullet - Elite
Lun Jul 28, 2014 2:57 pm por Invitado

» Whether that be hell or a land of nothingness | Priv.
Sáb Jul 26, 2014 7:40 am por Sephiroth


Nocturne {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nocturne {Libre}

Mensaje por Kyria el Miér Jun 25, 2014 9:52 pm

Oh, el silencio y la tranquilidad de las nocturnas calles de Safir, ni un alma transitaba por las desoladas veredas de la ciudad, era simplemente un ambiente tan... Aburrido. O al menos en la opinión de la chica que vagaba por estas mismas calles, sosteniendo una innecesaria sombrilla abierta entre sus enguantadas manos mientras deambulaba a paso tranquilo sin destino alguno. Era difícil decir lo que por su mente pasaba en esos momentos, pero probablemente eran quejas mentales sobre lo aburrido que estaba siendo su paseo nocturno hasta ahora, que a la próxima escogería otro lugar con una bohemia notable, y no un lugar donde todos sus habitantes se acostaran con el sol.

Varias veces paso por su cabeza el marcharse a otro lugar, después de todo, no le seria nada complicado y tan solo le tomaría un par de segundos, pero, ¿a donde?. Necesitaba vida nocturna, necesitaba algo con que entretenerse, ahora. Se disponía a irse, ya incluso había abierto una de sus brechas, ya se le ocurriría a donde ir, sin embargo, unos sonidos llamaron su atención, voces probablemente, que se hacían cada vez mas fuertes y venían de unos callejones cercanos. Alzo una ceja, sonriendo de lado, curiosa por el sonido, quizás ese sonido la llevaría a lo que buscaba.

Cerro la brecha que recientemente había abierto y se dispuso a retomar el paso, caminando hacia las voces, las cuales cada vez se hacían más fuertes y delataban que quizás si había algo de vida nocturna por esos lares. Al ver suaves luces en la esquina de un callejón interior supo enseguida que había encontrado el lugar correcto, uno de los pocos lugares de la zona donde las personas nocturnas podían hacer acto de presencia, y por tanto, rebosaba en visitantes. Continuando con su paso tranquilo y elegante, se encamino a lo que parecía ser una especie de taberna, cosa que confirmo al acercarse más y leer un cartel de buen tamaño ubicado sobre la puerta del establecimiento. Tenia talladas unas letras de forma bastante burda, "Taberna del Fin del Mundo" decía, para darle un efecto más atemorizante quizás, pero poco le importaba a Kyria, incluso pudo haber estado escrito con sangre y huesos y aun así hubiera entrado.

Cerro su sombrilla y empujo la puerta suavemente, entrando a la bulliciosa y repleta taberna, la cual rebosaba en gente que disfrutaba de la noche tanto como ella, desde borrachos cualquieras hasta mercenarios y aventureros con buenas historias u tratos interesantes para hacer, definitivamente algo de diversión tendría que encontrar en ese lugar que muchos llamarían de "mala muerte", y quizás sea verdad, pero ese era el tipo de lugares que ella amaba sin duda alguna.
Con la mirada ubico una mesa desocupada en una de las esquinas del local, a lo que camino hacia ella, abriéndose paso entre la animada gente del lugar. Al llegar, se sentó elegantemente, mirando el asiento vació frente a ella y sonriendo ladina, ordenando tras unos minutos un trago de nombre extravagante que le pareció interesante de probar.

Mientras esperaba su pedido, escucho más atentamente las voces del lugar y lo que mas le llamo la atención fue un par de hombres discutiendo acaloradamente, su sonrisa se ensancho suavemente con un leve brillo sádico, divertida por la actitud de ambos machos que, como ella esperaba, tras unos segundos de discusión se lanzaron uno sobre otro, peleándose a puño limpio y ocasionando que todo el antro se girara hacia ellos, haciendo sus apuestas sobre quien ganaría y animando la pelea - Al menos tengo un buen espectáculo mientras espero mi trago - Se dijo a si misma en un suave susurro mientras jugueteaba con un mechón propio de cabello, mirando levemente entretenida la pelea.
avatar
Kyria

Femenino

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 23/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocturne {Libre}

Mensaje por Vestus el Miér Jun 25, 2014 11:19 pm



Había olvidado la última vez que se había sentido tan bien luego de tomar una ducha nocturna. Últimamente había gastado mucho tiempo en Ruber y todo se había tornado muy fastidioso, sin mencionar que la asquerosa temperatura lo hacía sudar al más mínimo movimiento. Ahora se encontraba alejado de aquel infierno, sentía la tranquilidad de su morada y sentía que nuevamente se estaba dando la buena vida que merecía. En esos momentos no quería ser interrumpido por nada ni por nadie, desgraciadamente, no podía manejar a voluntad a los demás, o por lo menos, no podía hacerlo por ahora.

Muchas veces pensó que poner altares para él había sido una mala idea, así tendría una excusa para no ayudar a nadie, pero aun así, terminó poniendo una cantidad limitada y los escondió muy bien, por lo tanto, nunca pensó que esa noche tendría un tributo un alguien pidiera su ayuda. Justo cuando se preparaba para dormir, fue cuando sintió que lo llamaban, suspiró un par de ocasiones, obviamente molesto, pero se interesó un poco por aquel llamado. De haberlo hecho cualquier raza, no se habría molestado en acudir, pero del otro lado, hablando con el altar casi con lágrimas en los ojos, se encontraba una joven Inferno. Aquellos que resultaban siempre tan orgullosos, ¿alguno de ellos era capaz de hincarse a rezarle a alguien para pedir por su ayuda? Sin duda resultaba bastante tentador ir a revisar aunque fuese para escuchar aquello que tanto parecía acongojar a la chica.

Se vistió adecuadamente con prendas sencillas y arriba de todo colocó su brillante armadura que acababa de ser pulida. Tardó algunos minutos en lograr estar totalmente listo para partir. Viajar a uno de sus altares le tomaría sólo un par de segundos, pero estaba un poco apresurado por terminar, ya que la inferno parecía haberse ido. Chasqueó su lengua cuando por fin estuvo listo, y con un chasqueo de dedos, apareció en la posición de su altar. A escasa distancia caminaba una mujer de silueta frágil, moviéndose con un ritmo calmado y a la vez doloroso. Casi podía ver el trazo de zig-zag que la fémina dejaba al caminar, eso sólo podía significar que estaba malherida, o que se le habían pasado los tragos. —¿Qué es lo que quieres?— Preguntó en una voz seca, mientras estaba de pie con las piernas ligeramente abiertas y los brazos cruzados, mostrando una expresión de enojo en el rostro.

La mujer giró inmediatamente con una cara de sorpresa e incredulidad. De verdad habían acudido a su llamado, probablemente eso era lo que pensaba. Aquella fémina corrió hacia él y se arrodilló a sus pies, diciendo una y otra vez que debía pararlo, que debía detener a "él". Hablaba tan rápido que el rubio no podía entenderla, frunció el ceño y carraspeó. —Espero no me hayas hecho venir hasta acá para perder el tiempo. Primero contrólate y después di qué es lo que quieres, pero date prisa—. La mujer calló enseguida y levantó su rostro mostrando algo de temor, pues un Dios estaba parado frente a ella, imponente con su preciosa armadura, y aparentemente, de mal humor. Fueron necesarios tan sólo unos cuantos segundos para que la chica de cabellos castaños recuperara su postura. Fue entonces que comenzó a hablar.

—Mi esposo, él... él tiene en su poder un artefacto muy poderoso que podría destruir todo lo que se encuentre dentro de un radio relativamente grande... yo siempre cuido de que él use bien ese artefacto, la verdad, no sé de dónde lo consiguió y nunca ha querido decírmelo, ¡pero puede ser muy peligroso!—. Calló por unos segundos como si tratara de tomar aire, se puso de pie con un leve movimiento y abrazó su propio cuerpo con su brazo derecho, hasta tomar con la mano del mismo el bícep del brazo izquierdo. Bajó la cabeza como si de verdad estuviera afligida, y continuó. —Él es alguien a quien le gusta mucho beber, y cuando bebe pierde el control, comienza a insultar a los demás y siempre termina en peleas. Él es un mago, no es nada bueno con los puños, así que siempre le dan una paliza y vuelve a casa para buscar ese aparato, diciendo que volará a todos esos que lo lastimaron... obviamente, yo lo escondo muy bien y calmo a mi esposo para que no salga más. Pero hoy yo he salido antes, y cuando regresé no estaban ni él, ni el artefacto. Lo busqué en muchas partes pero no está, estoy cien por ciento segura de que lo llevó consigo... él de verdad puede ser muy peligroso, y yo no quiero que le pase nada a él, ni a la ciudad, por culpa de esta tontería...— Era evidente que se sentía mal al respecto, pues incluso las lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos.

El hombre frente a ella giró su cabeza en todas direcciones, al estar tan apresurado había olvidado siquiera ver a dónde se dirigía, pero ahora sabía que se encontraba en los alrededores de Safir. Su expresión de enojo no cambió, tan sólo caminó, pasando de ella. —¿Me estás diciendo que me interrumpiste sólo para detener las estupideces de un crío impulsivo? ¿Siquiera sabes con qué Dios estás tratando?— Ella guardó silencio luego de la pregunta, y cuando el rubio la miró, ella negó levemente con la cabeza. ¡Ese era el colmo! —Llévame a donde está él. Hay un par de cosas que quiero decirle—. Se giró para poder sonreír, si alguien debía pagar por hacerle eso, era obvio que sería aquel hombre. La mujer parecía desconcertada, pero accedió y comenzó a caminar. Vestus no dijo nada más, tan sólo la siguió.

Qué tranquilidad había en Safir. Las calles parecían desoladas, era como estar en un pueblo fantasma. Al parecer, dicho hombre frecuentaba mucho un sitio en particular, pues la castaña caminaba sin dudar. Y luego de un rato, se encontraban en las puertas de lo que parecía ser un bar de mala muerte, olía a alcohol barato y vómito de borracho. Con un leve gesto de repulsión, el rubio se dio paso luego de la mujer. Adentro había un escándalo total, toda la gente parecían animar a alguien, obviamente, animaban a ese par que se encontraba peleando, probablemente por alguna discuta estúpida entre borrachos. La mujer que había pedido auxilio de un Dios, soltó el llanto y corrió para tratar de separarlos, haciendo todavía un escándalo más grande.

Vestus permanecía en la puerta, tan sólo espectante. Ninguna mirada se dirigía hacia él. Podría incluso robar algo y sabía que nadie se daría cuenta, pero no era algo que iba a hacer. Dentro de aquel inmundo lugar, sentía una presencia formidable, ¿quizá se trataba de un Deus? Quizá, o por lo menos era un Divinus. Como sea, ahora estaba allí para tratar asuntos con cierto imbécil. Caminó majestuoso por el local, sin importarle si golpeaba a uno o dos borrachos con el cuerpo mientras avanzaba. Finalmente, cuando estuvo frente a los dos sujetos y a la castaña, sintió que las miradas llegaban a él. Tomó a los dos hombres de la camisa y los separó con un simple movimiento. —Ustedes, par de escorias. Sepárense ahora—. Las palabras estaban de más, él los había separado y ahora los arrojaba contra el suelo con algo de fuerza.

—Y todos los demás, sigan con sus patéticas vidas. Aquí no pasó nada—. Vaya que se ganó miradas de desprecio, desconcierto y quizá odio, pero no le importaba en lo más mínimo. Aún seguía molesto por haber sido interrumpido cuando estaba tan relajado, y no le extrañaría matar a uno o dos de los que estaban por allí. Se sacudió las manos y caminó hasta la barra. Pidió un trago de mala gana y se sentó. Era un sitio repugnante, pero ya estaba allí, quizá el alcohol no era tan malo como prometía.
avatar
Vestus

Masculino

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 19/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocturne {Libre}

Mensaje por Kyria el Jue Jun 26, 2014 2:59 am

Al parecer su bebida iba a tardarse aun más de lo normal puesto que el camarero no se arriesgaría a intentar pasar por tremenda pelea que se había formado en el centro del local, y no solo eso, los espectadores probablemente tampoco le dejarían hacerse paso por un lado, todos estaban demasiado enfrascados en sus apuestas, las cuales, según escuchaba, iban en mayoría en contra del mago y a favor del fornido guerrero, cosa que no le extrañaba pues no era una lucha a distancia, el guerrero claramente tenia la ventaja.

Soltó una suave risa, mirando de reojo la pelea mientras seguía jugueteando con su mechón, pero para ese entonces ya había perdido total interés en la pelea, no era nada especial ni emocionante, todos los golpes eran comunes y corrientes intentos de puñetazos, al menos esperaba que supieran pelear un poco mejor pero ni eso podían lograr. Suspiro aburrida, deseando que la pelea terminara pronto pero parecía que aun tenían para un buen rato. Les hubiera parado ella misma pero su flojera se lo impedía, además, presentía que algo mas les iba a parar de una vez por todas.

Una presencia llamo su atención, una poderosa presencia similar a la suya propia que se acercaba a la taberna, quizás esa seria su siguiente entretención, después de todo, la actual ya le había aburrido. Fijo su vista en la puerta de la taberna y tras unos segundos vio entrar a un hombre de cabellos claros con una radiante armadura dorada, seguido por una chica de aspecto demacrado. La diosa ladeo levemente la cabeza, mirando con leve atención mientras el hombre se acercaba con paso firme a la pelea que se había desatado en la taberna, como si fuera su trabajo usual el meterse en cosas por el estilo, y al parecer así era, pues sin inmutarse siquiera y sin prestar atención a los múltiples insultos de los espectadores, separo a ambos buscapleitos. El aura del hombre era levemente amenazante, al menos se sentía que era una persona con la que no se debe jugar, quizás por eso nadie rechisto en hacerle caso y todo volvió a la normalidad en un par de minutos.

Sonrió ladina, siguiendo con la mirada al extraño hombre con cara de amargado, al menos según ella, hasta que se sentó en la barra – Bueno bueno, quizás yo tenga que buscar la diversión después de todo – Río entre dientes con un leve tono malicioso, levantándose con tranquilidad, abriendo una brecha y entrando a esta, apareciendo enseguida en la barra de la taberna, sentada junto al rubio – Pareces tener experiencia separando borrachos luchadores – Dijo mirando de reojo al rubio como si nada, pero para ella era rutina el aparecer de la nada e incitar una conversación con algún ciudadano cualquiera, pero la presencia del hombre le decía claramente que no era alguien cualquiera, parecía ser una especie de deidad o similar probablemente, y eso lo hacia solo más entretenido, ya se había cansado de malos peleadores y borrachos cantores, al menos por esa noche.
avatar
Kyria

Femenino

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 23/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocturne {Libre}

Mensaje por Vestus el Vie Jun 27, 2014 10:38 am


Habían pasado escasos segundos y el silencio que había inundado la taberna menguaba poco a poco. Podían escucharse pequeños susurros en los puntos más alejados de Vestus, susurros que poco a poco se convertían en voces que precedían a los gritos. El hombre rubio, que ahora daba la espalda a la muchedumbre, se encontraba bastante irritado, pero sabía que nunca era suficiente para estar molesto. Tras un suspiro, el tabernero colocó un vaso con una bebida color ámbar frente a él, le dedicó un leve gesto de respeto y volvió a atender a aquellos valientes que se acercaban a pedir más tragos, para seguir saciando su sed de irrazonabilidad y estupidez.

Más allá del escándalo que nuevamente se había formado al ver que el rubio, al parecer, iba en son de paz; éste sabía muy bien que era la oportunidad perfecta para la joven castaña y el mago ebrio para escapar. Su mente no podía estar más incómoda en ese momento. Estaba molesto, el ruido no lo dejaba concentrarse, y por si fuera poco, el alcohol sabía asquerosamente mal. Hasta el momento, la mejor idea que tenía era buscar a la pareja por la mañana. Quería infligir ese temor que sólo él podía, infligirlo en una mente con resaca, totalmente suceptible. Parecía ser la mejor forma de molestar al que lo molestó. Decirle mil cosas a un ebrio era como hablar con una pared.

A pesar de ser una bebida realmente mala, se aventuró a dar un segundo sorbo. Tenía esa manía de saborear de más todo lo que comía o bebía, y en esos momentos le parecía una muy mala idea, pero por costumbre seguía haciéndolo. Habiendo tomado ya una decisión, sólo le faltaba una más. Podía pasar la noche en ese bar y beber hasta que amaneciera, bajarse unas horas de su nube y compartir la diversión de la prole. Parecía bastante, bastante tentador para el hombre, que enarcaba una ceja sólo de imaginarlo. Entre todos esos borrachos había bastantes mujeres atractivas, probablemente no eran de esa ciudad, pero ¿qué más daba? No tenían por qué temerle si no decía su verdadero nombre, si no conocían quién era en realidad. Por otra parte, la presencia aquella seguía imponente, más que cuando había entrado, ¿significaba que estaba más cerca de ese ente?

La segunda opción era salir. Dar un paseo por las desoladas calles de Safir y quedarse en su altar hasta que llegara la hora indicada para salir en busca de su presa. Parecía algo más correcto, algo más de su estilo y mucho más sencillo. Sin duda alguna, era lo que había estado buscando esa noche: tranquilidad. Pero ahora ya estaba allí, quizá podía cambiar la tranquilidad por diversión y aun así tener una buena velada. Era temprano, muchas cosas podían pasar, y en ese asqueroso bar, había un par de cosas que proponían una velada interesante.

Cuando preparaba su tercer trago, sintió una presencia justo a su lado. No había visto a esa chica en los pasados segundos, ¿alguna magia de teletransportación? Aquello lo dejó más claro que el agua, era obvio que se trataba de una deidad. Algún ser superior a un Divinus, pues podía sentir esa aura de energía alrededor de ese cuerpo que parecía, ya de por sí, labrado por algún tipo de magia divina. Era verdad que Vestus era un Dios vanidoso, pero eso no significaba que no sabía apreciar la belleza ajena, y frente a sus ojos se encontraba una, sin embargo, eso no significaba que se dejaría sorprender tan fácilmente. Si de verdad se trataba de un Deus, conocía sobre dos mujeres entre ellos, una era Bastet y la otra era Kyria. Los rumores decían que Bastet era una belleza morena, así que aquella chica, era demasiado obvio que se trataba de Kyria.

Frunció levemente el ceño al escuchar aquella frase que era dirigida hacia él. ¿Qué clase de insulto era ese? ¿El gran Vestus, Dios de la Guerra, deteniendo las peleas de medias de dos estúpidos hombres sin cerebro? Si por él fuera, los hubiera aniquilado de la faz de Ehlysea en cuestión de segundos. Se guardó aquellos pensamientos y respondió con una misma mirada de reojo, mientras sostenía el vaso de cristal junto a sus labios. —¿Se te ha perdido algo?— Una réplica un tanto dura, pero bastante normal para el rubio. No había mucho que pudiera decir, y no se rebajaría a contestar una pregunta tan falta de tacto y educación como la que la rubia a su lado había hecho.

En aquel momento, las puertas se abrieron con un gran estruendo, interrumpiendo los gritos, los cantos y las voces. Todo se había detenido, e incluso la atención de Vestus se dirigió hacia la entrada. El sujeto de antes, el guerrero que peleaba contra el mago, se había sentido tan ofendido que trajo una horda de enardecidos guerreros que estaban decididos a enfrentar al «desubicado rubiecito» que se había metido con su capitán. Vestus no sabía si reír o llorar de la lástima y la pena ajena. Negó levemente con la cabeza en continuas ocasiones y se puso de pie, dirigiéndose a la salida. No causaría más desastres dentro del local, además, todos estaban preparados afuera, listos para atacarlo en cualquier momento.

Sin una pizca de duda o temor, el rubio se detuvo en medio de la calle. La charla con la joven de cabellos rubios podía quedar para más tarde. En un lado de la calle se encontraban aquellos hombres agrupados, y del otro sólo Vestus. Parecía una típica película del antiguo oeste, pero en ese momento no había armas de fuego. Sólo armas de un lado, y un par de manos limpias del otro, unas manos que mostraban experiencia y seguridad en demasía.
avatar
Vestus

Masculino

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 19/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nocturne {Libre}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.