Bienvenido a Ehlysea Invitado,un sitio donde tu imaginación no tiene límites, esperamos tu instancia sea larga y amena en este continente.
Nuestro último usuario registrado es
Serrad Da Fallaren
¡El continente se alegra de tu llegada!

Últimos temas
» ⊰ Glass Pool ⊱ [Normal]
Dom Feb 01, 2015 10:35 pm por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Dom Feb 01, 2015 5:36 pm por Laco

» Xero lux | petxamo [Elite]
Jue Nov 13, 2014 10:54 pm por Invitado

» afiliacion normal
Mar Oct 14, 2014 1:47 am por Invitado

» Spirited Away Rol {Afiliación Élite}
Dom Sep 28, 2014 2:20 pm por Invitado

» Black Bullet - Elite
Lun Jul 28, 2014 2:57 pm por Invitado

» Whether that be hell or a land of nothingness | Priv.
Sáb Jul 26, 2014 7:40 am por Sephiroth


Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por Sigurd Yngling el Dom Jun 22, 2014 6:43 pm

-"Busquen...busquen"-  resonó en su cabeza aquél día y con ello pudo sentir la calidez de la Diosa tan cerca como aquella vez cuando se le vio nacer desde el centro de Ehlysea  y provocar la completa desaparición de los humanos, si ella hacía este llamado era por algo serio, Sigurd estaba seguro de eso y no dudo ni un momento en hacer lo que fuese necesario para cumplir con la tarea que la gran Diosa pedía. Así su camino fue trazado por una tenue luz de color amarillo que indicaba la dirección que debía seguir para llegar a su destino, en aquel instante no le quedaron dudas de que la situación era seria, la luz había viajado hacia el sur y el joven sabía que yendo en esas dirección solo te podías topar con sombras, garras y el propio miedo, situada en el Sur  se encontraba Tenebra y ya sabía muy bien que en esa ciudad en ruinas la maldad habitaba, aún no se le había olvidado lo que había vivido en su última visita a ese nido de maldad.

Fue así que luego de tomar su lanza y una espada de menor tamaño que ajusto a su cintura de dispuso a dejar el palacio, rápidamente se elevó por los aires y comenzó su viaje en dirección sur; mientras volaba por sobre las calles de Aurum observaba a cada criatura que caminaba por las calles y se juraba a el mismo que no fallaría en esta misión, sea lo que sea debía conseguir la victoria y regresar a este reino para continuar con su tarea de resguardar la vida de sus habitantes.

El paisaje poco a poco cambiaba y esto ya no era sorpresa para el paladín todo iba normal como la última vez que había realizado el viaje hacia las ruinas, poca vegetación, tierra seca, polvo por todos lados y a lo lejos las ruinas imponentes de Tenebra pero de pronto algo inesperado ocurrió, mientras más se acercaba a su destino la altitud que había mantenido en el aire hasta este punto comenzó a disminuir, sus alas apenas se movían y llego el momento en que ya no le respondieron produciendo una precipitada caída al suelo. Su cuerpo se sentía pesado y por un instante se vio aturdido, un sudor frío le recorrió su frente, sus manos se helaron y su vista se nublo por completo -"Busquen...busquen"- escuchó nuevamente, al instante su cuerpo se sintió aliviado como si la Diosa haya eliminado todo cansancio que habitaba en él.

Con la incertidumbre de que era lo que sucedía con su cuerpo continuo su camino esta vez a pie. Así los minutos pasaron y a cada paso que se acercaba a las ruinas podía sentir como nuevamente su fuerza le era arrebatada hasta que llego a un punto en que la lanza que sostenía perdió por completo las llamas que la rodeaban, fue luego de esa situación que  Sigurd se percató de que a cada momento que la distancia disminuía entre las ruinas y él sus habilidades divinas iban desapareciendo; sus pies tocaron las ruinas y todo poder  que habitaba en el desapareció, la luz sagrada que era parte de el  se le fue extirpada sin su consentimiento sus alas habían pasado a ser simples adornos y su lanza un arma común y corriente. - Esto es grave - murmuro al mismo tiempo que logro escuchar como alguien se acercaba. Rápidamente desenfundó su espada con su mano izquierda mientras que en la otra sostenía su lanza a la espera de que sea lo que fuese que se acercaba apareciese.
avatar
Sigurd Yngling

Masculino

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 08/06/2014
Edad : 24
Localización : Aurum

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por Hella el Mar Jun 24, 2014 12:34 am

El eco de aquellas voces lejanas resonaban por todo el templo mayor del reino de Aurum, aquellos sonidos apagados hacían que mi corazón latiera desenfrenado como si de algún tipo de extraño augurio se tratase o tal vez algún tipo de remembranza proveniente de lo más profundo de la tierra que justo ahora hacía un llamado, pero ¿Un llamado a que? Era la pregunta que rondaba por mi inquieta mente y que de manera infructuosa no había logrado llegar a la respuesta. Junto con aquel eco apareció una tenue luz del color del oro que empezó a rondar el interior de aquel blanco recinto y de paso a acercarse a mi haciendo que aquel traje impoluto que lucía y su máscara resplandecieran  , eran un bello espectáculo  que a cualquier persona le gustaría ver pero por ahora solo yo podía disfrutarlo pero los espectáculos ofrecidos por la bondad de los dioses no podían durar mucho y este era un claro ejemplo, de aquella luz de repente empezó a resonar en sus una suave y delicada voz femenina que se repetía una y otra vez. - Busquen, busquen...-  el llamado no se detenía y eso me indicó que no había necesidad de buscar más la respuesta, la diosa me estaba incitando a buscar algo y por supuesto era un llamado que no iba a rechazar ya que había prometido no solo servirle al reino de Aurum,  también a los dioses que adoraba y les rendía fiel tributo.

Rápidamente hice un rito de purificación en el lago interior del templo implorando no solo por la protección del reino, también por mi bienestar en aquella travesía que estaba a punto de emprender  y reemplacé la pureza del blanco vestido y la máscara por un traje blanco y negro blindado con una armadura ligera que protegía algunas partes sensibles de mi cuerpo como mi pecho y mis piernas  y que además me brindaba la facilidad de llevar en la cintura la espada que mi hermano me había entregado para proteger su legado, por último, antes de seguir aquella luz dorada até a mi cuello una capa azul que poseía una capucha con la cual cubriría parte de mi rostro.  

La luz y aquella voz femenina que me pedía buscar algo me guiaron, mientras mis alas, las cuales no utilizaba hacía tanto tiempo me arrastraban por el ancho cielo, siempre siguiendo a su extraña guía y con muchas preguntas que aún no poseían respuesta alguna y que esperaba encontrar cuando llegara al lugar hacia el cual me dirigía casi de manera inconsciente, después de todo seguir una lucecita dorada no era algo muy lógico para mi en ese momento...pero empezó a serlo apenas divisé a lo lejos lo impensable...en mi campo visual  empezó a aparecer aquel territorio que no podía ser nombrado, aquel donde los mayores pecadores y los rebeldes habitaban en medio del caos y las sombras, entre más cerca estaba más débil me sentía y a la larga me vi obligada a descender, el resto del camino tendría que seguirlo caminando, claro, si la debilidad no terminaba por vencerme primero. La tenue  luz dorada siguió iluminando mi camino a pesar de que la neblina empezaba tornarse mucho más espesa y visualizar lo que había alrededor se complicaba más, pero no solo eso, de un momento a otro, exactamente cuando entró en contacto con las ruinas sintió como todo su poder desaparecía y su cuerpo se tornaba tan débil como el de los mortales a los que antes observaba desde los cielos. - Esto es extraño, jamás me había sentido tan débil, no me gusta esta sensación - dije mientras veía como la luz se esfumaba y quedaba sola en medio de la nada, justo en ese momento no pude evitar preguntarme si había hecho bien en venir sola hasta ese lugar y también en que clase de búsqueda me había involucrado la diosa y que era exactamente lo que quería que buscara, caminaba despacio entre la niebla mientras intentaba descifrar todos aquellos sucesos extraños en los que me veía envuelta.

¿ Quien está ahí?- Dije con tono imponente mientras desenfundaba mi espada y la ponía en posición de ataque, no estaba segura de quienes podían ser  las siluetas  que estaba empezando a ver cerca mío y que a medida que avanzaba más tomaban forma, en prefería permanecer en guardia antes que arriesgarme a ser atacada por alguno de los habitantes de Tenebra si es que eso eran, pero también tenía que ser optimista, tal vez podía ser alguien que había terminado en la misma situación que yo. En ese momento pasó un fugaz pensamiento por mi cabeza: Al parecer no soy la única involucrada en esto.
avatar
Hella

Femenino

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 28/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por Daenerys Scodelario el Jue Jun 26, 2014 8:47 am

Recientemente había regresado a Ruber luego de su viaje al reino de Aurum, se encontraba probando un arco nuevo cuando aquella voz resonó en su mente. –  Busquen, busquen. – Sonó en un susurro dentro de la cabeza de la joven albina, una voz que nunca antes había escuchado, pudo distinguir de forma fácil que no era otro de sus sueños, ya que ellos siempre deformaban la realidad además de que las voces que la guiaban en sus sueños era siempre la de su madre o abuela, esto le causo rápidamente una gran curiosidad que aumento al ver aquella gran bola de luz pasando por sobre la ciudad. –  Busquen. – Susurro para sí mientras aun observaba el cielo de las cercanías de Ruber. –  ¿Es eso lo que debo buscar? – Se preguntó a si en un segundo susurro y antes de darse cuenta ya había guardado las flechas junto al arco mientras se dirigía hacia donde aquella luz la guiaba, su sentido de la curiosidad era mucho más fuerte que cualquier instinto de supervivencia el cual pudiera negarse a aquella aventura.

Tenía muy poca certeza de lo que estaba ocurriendo lo cual le causaba gran emoción, tanto que no se dio cuenta que un viaje largo le aguardaba, por suerte llevaba consigo algunas pequeñas provisiones que le sirvieron mucho para aquel largo camino en el cual pudo ver como poco a poco la vegetación se desgastaba y la tierra se iba secando, algo que no resulto muy nuevo para ella, sabía que se acercaba a las sombras de Tenebra ya que hace no mucho había ese lúgubre lugar. Pero en esta ocasión no era el lugar al que llegase lo importante, la ansiedad de saber que había ocurrido era tan grande que no se percató cuando ya se encontraba prácticamente en las ruinas.

Fue entonces cuando aquella ansiedad fue desplazada cada vez más por cierta inseguridad, de ese punto en adelante mientras más avanzaba su cuerpo se iba haciendo más pesado, su velocidad disminuía y estaba completamente segura que su agilidad ya no era la misma. –  ¿Sangre? – Fue su primer pensamiento pero no era posible, ella había bebido sangre hace poco así que no era lo que le faltaba, además no eran precisamente los síntomas que ocurrían cuando no bebía sangre en mucho tiempo. Se detuvo precipitadamente y comenzó a caminar a un paso normal e incluso un tanto sigiloso tratando de enfocar totalmente su atención en su entorno hasta por fin llegar al comienzo de las ruinas. No dudo en refugiarse en ellas y vigilar desde las sombras, moviéndose por dentro de ellas en busca de algo que la hiciera comprender un poco la situación, en busca de aquella luz que desapareció de un momento a otro sin dejar rastro. En medio de esta exploración se pudo encontrar con algún mínimo de personas que se encontraban vagando por el sector, lo cual le resulto algo peculiar pues la ultima vez que estuvo en aquel lugar todo estaba completamente desolando, sin prestarle mayor atención a cada nuevo personajes con los que se encontraba, Rys siguió internándose por aquellos lugares hasta encontrarse con un par de sombras, se acercó sigilosa entre los escombros para intentar obtener alguna información de su conversación cuando se percató de que la persona más cercana a ella era alguien a quien ya conocía, pese a esto al ver que se encontraban a punto de enfrentarse con la otra sombra, prefirió saltarse los problemas y quedarse de espectadora, sentándose en unos escombros algo distantes para ver como se desarrollaba todo.
avatar
Daenerys Scodelario

Femenino

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 08/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por Nemesis el Jue Jun 26, 2014 3:11 pm

Ese día el reino actuaba de una forma distinta a los días anteriores; cuando el sol nacía y los alumbraba con sus calurosos rayos y la luna ya hacía gestos de desaparición, una luz que encandeció todo el reino apareció, ¿Un ataque? No, era mucho más embriagador que eso, se sentía la pureza de ésta, se sentía poderosa, ¿...una señal? sí, y no había que pensarlo demasiado para comprender de quién se trataba. La híbrida que ya hacía unos momentos había llegado a su puesto de guardia vigilando el reino, esbozó una leve sonrisa divisando a lo lejos aquella luz, acompañada de lo que sería, una voz muy hermosa y femenina. Tenía en claro que debía ir, más que cuidar al reino un llamado de la Diosa es una señal, una señal desconocida que le podría llevar a ciertos inconvenientes, pero era una señal y nunca defraudaría a su hermosa Diosa.

Hizo una pequeña reverencia donde se encontraba aquél gobernador de Ruber, lo conocía bastante como para saber que también iría con éste llamado, de cierto modo sabía que podría beneficiar en algo a su reino ... - ¿Rey? - Conocía sus deberes y éste era uno de ellos, debía ir acompañada de la luz tanto como su rey y los habitantes de Ruber mismos.  La luz que por defecto no tenía un color definido, sólo se veían luces incandescentes que para decirlo de alguna forma llevaba una luz blanca por delante, se dirigía a las afueras de Ruber. Era de esperarse, lo que estabamos por presenciar no iba a ser en éste reino y tenía un presentimiento que tampoco iba a ser en otros reinos... pero aún no podía descartar esa duda, debía verlo antes de abrir la boca o pensar distinto.

Las alas, muy convenientes, la ayudaron a llegar más rápido al destino, mientras miraba al rededor notaba cómo el ambiente iba cambiando, la zona, la vegetación... las presencias. Tenebra susurró en sus adentros seguido por una gran sonrisa. ¿En qué prueba nos estaba poniendo la Diosa? Había oído y visto con sus propios ojos éste lugar un tiempo atrás, mas ya hacía bastante tiempo y se había olvidado de lo peculiar que era ese lugar. De los habitantes del lugar. De nuevo esbozó una sonrisa. Esto sería bastante interesante.
Planeando un poco más lejos de lo que sería la verdadera entrada a Tenebra, pudo notar la presencia de otras personas, claro estaba que el llamado no sería únicamente para ella, sino para todo el reino, para toda Ehlysea. Guardó aquellas alas en lo que ahora serían sus tatuajes e hizo aparecer esa espada cuya posición se ubicaba, antes, en el vestido floral de la misma, mas el ropaje había cambiado, sabía que no podía andar vestida con vestidos tan débiles por estos lares ~ su armadura y espada combinaban con un tono liláseo, típico de la híbrida.

Al avanzar y divisar como muchos ciudadanos se reunían a lo lejos, notó que en otra parte habían sólo tres personas bastante peculiares. Se notaba a leguas que no eran de Ruber, la vestimenta, el olor, las características físicas, muchas características que lo hace a uno y no a aquellos. Alzó una ceja y cruzó los brazos al ver a una albina acechar o, lo que parecía únicamente observar a otros dos los cuales no llevaban característica alguna de Ruber, mas ésta, la cual observaba sí. Se acercó a ella sin dudar y, mientras comprendía de pasos cortos, una voz sonó en los cielos - Busquen ... Busquen - había comenzado. El reto de aquella Diosa ya se había puesto en pie.
Notó que ciertas flores que acompañaban la decoración de su larga cabellera se pudrían y desvanecían en el instante mientras avanzaba a donde se encontraba aquella albina. Sintió una rara sensación, sintió como ... no, no podría ser posible. Hizo un mohín de disgusto mas llegó a su destino. - No somos los únicos llamados de la Diosa ... - dirigió la palabra a la pequeña de cabellos claros, mientras su mirada se retenía en otras dos figuras a lo lejos.
avatar
Nemesis

Femenino

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2014
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por R Unforgiven el Jue Jun 26, 2014 11:38 pm

Descansaba comodamente en el jardin cuando la mente del arcangel quedo aturdida como una television sin señal, esto ya habia ocurrido, su mente ya habia vivido algo parecido y no tuvo un buen final, una luz ilumino todo el reino de una manera desorbitante y el sabia de quien era, pero necesitaba algo que le afirmara esta tesis, camino calmadamente hacia los puestos de vigilancia cuando pudo observar mas claramente para reafirmar su tesis, era ella, diosa se hacia presente en este mundo denuevo trayendo consigo no las mejores sensaciones y recuerdos que el arcangel se guardaba en el fondo de su ser.

-Y ahora, que quiere-

Penso en un tono cortante, cuando en su mente tambien se hacia presenta la voz de la diosa susurrando que buscaran, cuando miro a su alrededor vio a su guardiana real, Nemesis, saludandolo con una reverencia, el arcangel le respondio con un saludo y una sonrisa calida, para brevemente nombrarle la tarea de acompañarlo, no habia otra opcion tenia que ir a averiguar que estaba pasando por el bien de su pueblo mas que por su propio interes, la luz se movio en una direccion desconocida, pero al mirar mas detenidamente tuvo una pequeña idea de donde iban, parece que quizas despues de todo disfrutaria del viaje, estaba dirigiendose en la direccion de un lugar que a R le gustaba, pero era imposible estar ahi, almenos que fuera por el camino incorrecto, camino que no eligio hace mucho tiempo y que por lo mismo ahora es Rey de Ruber.

La luz se movia considerablemente rapido y a pesar de tener una idea de donde se dirigia prefirio hacer lo mismo que su guardiana, ella ya se habia adelantado por orden de el, la cara de curiosidad de ella era lo bastante para sentirse mal si la obligaba a tomarse todo tan calmadamente, saco las alas de su cuerpo para emprender el vuelo hacia la direccion de la luz que a pesar de su gran distancia se podia divisar.
Estaba llegando al final del trayecto y ahi estaba, el segundo lugar favorito de R, Tenebra se presentaba ante los ojos del arcangel, su aura de misterio y oscuridad hacia que todo valiera la pena, dio una rapida observacion cuando noto a muchas personas rondando la ciudad, era impresionante, eran bastantes grupos de personas rodeando la entrada de la ciudad llegando de todos los puntos, haciendo interesante y preocupante el asunto a la vez.

Finalmente encontro entre la multitud a su guardiana real que hablaba con una chica de cabellos claros, asi que decidio re encontrarse con ella bajando a tierra, escondio sus alas en su cuerpo y se dirigio a la direccion de las muchachas que estaban detenidas mirando hacia dos personas, al llegar a el lado de las muchachas, saludo calidamente a estas para colocarse a mirar el entorno denuevo un pequeño momento, la mirada de su guardian seguia en las dos personas y eso preocupo al arcangel, la aparicion de la diosa no prevenia cosas buenas para el y lo mas probable es que esas dos personas no sean mas que otra gente que tambien esta seudo obligada o intrigada por lo que esta pasando y no una amenza, su aspecto hacia denotar que no eran parte de tenebra, asi que le hablo a sus acompañantes.

-Calmense y sean calidas, esto se va a poner interesante, ellos vienen por lo mismo que nosotros y es mejor no tener problemas adicionales cuando se presenta diosa-

Dijo calmadamente observando a las personas que se acercaban y finalmente mirar a la chicas que lo acompañaban, darles una sonrisa calida y confiada.
avatar
R Unforgiven

Masculino

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 20/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por Sigurd Yngling el Vie Jun 27, 2014 3:24 am

Sigurd estaba listo para luchar, sus manos empuñaban fuertemente la lanza y espada, sus ojos fijos en la dirección de donde provenían los pasos sin dejar de percibir el menor de los movimientos y una respiración tranquila pero profunda, no era propio de el perder el control en este tipo de situaciones y no se podía dar ese lujo, una mente fría que sabe responder a cada prueba de Tenebra es en ocasiones mucho más importante que cargar variadas armas y ser un maestro de la batalla. Su postura era firme listo para soportar el primer golpe del enemigo y dar un contraataque fugaz pero todo eso no tuvo ninguna relevancia cuando no pudo evitar darse cuenta que el tono de voz que se había escuchado proveniente de la sombra que tenía a unos pasos más adelante le era extrañamente familiar al instante su lanza descanso enterrada en el suelo mientras que su espada fue a parar a su funda ubicada en su cintura. A paso confiado caminó hacia donde se encontraba la sombra, estaba seguro de que era aquella persona no se podía haber equivocado pero ciertamente había sido una apuesta peligrosa, el haber caminado ciegamente dejando una de sus armas atrás y todo esto en Tenebra, sin duda Sigurd era alguien temerario. La neblina ya no era impedimento para poder ver a quien tenía en frente y si, no se había equivocado era la mismísima Reina de Aurum quien se mantenía firme y con la espada en mano lista para asestar un golpe fatal  - ¡Reina Hella! - exclamó mientras se arrodillaba en señal de respeto intentando camuflar su asombro inclinando un poco su cabeza para luego ponerse de pie y observar detenidamente el estado de su gobernante - No esperaba verla en este lugar reina ¿Se encuentra usted bien? - la preocupación por su reina era primordial más incluso que su propia vida, hace ya años que había jurado proteger a su gobernante y Sigurd jamás quebranta un juramento.

Una suave brisa comenzó a rodear la zona una vez reina y guardián lograron encontrarse la cual le hizo saber que no solo estaban ellos dos en ese lugar, habían al menos tres criaturas más cerca de donde se encontraban que emanaban aromas muy diferentes y uno de ellos ya le era bastante familiar, un aroma que ya conocía y casualmente había sido aquí mismo en Tenebra que habían tenido su primer encuentro - Así que también has sido llamada - mientras apartaba la vista de su reina  con una leve sonrisa en su rostro Sigurd regresó a por su lanza que había dejado atrás para luego comenzar a caminar hacia la dirección en que se encontraba Daenerys y sus dos incógnitos acompañantes sin antes hacerle una seña a la reina Hella para caminar los dos en la misma dirección.

Sigurd se había adelantado un poco a la reina para asegurarse de que aquellas criaturas no eran hostiles; hizo su aparición por el lado derecho de una gran columna de piedra, una mas de las ruinas desplomadas ya en el suelo que se sumaba a las cientos que podía observar con tan solo voltear su mirada hacía su lado izquierdo, así el joven se detuvo a una distancia según el apropiada, observó detenidamente a quienes tenía en frente - Así que eran ellos - mientras continuaba con su inspección visual la brisa que recorría el lugar y transportaba el polvo de una ruina a la otra hizo llegar un hermoso pétalo de tono rojo muy intenso lo cual sorprendió en demasía al paladín quien no dudo en capturarlo con su mano izquierda antes de que la brisa lo comenzara a mover nuevamente; con la punta de sus dedos pulgar e indice inmediatamente decidió tocarlo y sentir su textura, era suave en verdad hermoso - ¿Y esto?¿Acaso Tenebra es hogar de algo tan hermoso y delicado? - el joven no dudo en guardar el pétalo para después dedicar su atención nuevamente a quienes tenía en frente - Hola Daenerys, ¿Cómo has estado? - con una leve sonrisa esperaba la respuesta de la joven albina al tiempo que observaba a sus dos acompañantes, para Sigurd lucían extraños, criaturas que jamás había visto y le generaban bastante desconfianza, observó por unos instantes la punta de su lanza recordando lo débil y desprotegido que estaba ahora, no era una opción enfrentarse en una batalla por lo que clavó su lanza al suelo mientras suspiraba y se presentaba ante los demás - Soy Sigurd, guardia real de la reina Hella ¿Y ustedes? - su mirada no se separaba de las tres criaturas, debía vigilarlas hasta la llegada de Hella.
avatar
Sigurd Yngling

Masculino

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 08/06/2014
Edad : 24
Localización : Aurum

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por Hella el Mar Jul 01, 2014 2:49 am

La tensión en el ambiente era palpable, para un ángel como yo ese tipo de lugares eran prácticamente inaccesibles por lo denso de la oscuridad que había allí, seguía de pié y avanzando con lentitud, intentando prever quienes eran las demás personas que se acercaban hasta mi ubicación, esto sin éxito alguno. O eso fue hasta que la niebla logró dispersarse un poco y una armadura familiar apareció en mi campo visual y posteriormente... aquel hombre, uno de los guardias encargados de mi protección estaba allí empuñando su arma a la espera del enemigo, por primera vez en la vida ver a uno de ellos me resultaba agradable e incluso reconfortante y su pregunta me llegó como un soplo de tranquilidad, una amarga tranquilidad. - Creo que podría estar mejor, este lugar no posee buena energía pero...- primero enfundé la espada que llevaba en mis manos para después bajar  la cabeza y retirar aquella capucha azul que cubría mi cabeza y mi mirada se posó fijamente en la de mi acompañante nuevamente. - Los deseos de la diosa no deben ser ignorados y menos por una de sus servidoras.-  Dejé ver una sonrisa casi imperceptible y cuando me dio la señal emprendimos nuevamente la caminata justo en la dirección de donde provenían las otras sombras.

Mientras mis pies avanzaban por el abrupto camino mis ojos no podían dejar de observar aquellas ruinas que reflejaban que en algún momento vivieron momentos mejores, no podía dejar de imaginar que clase de lugar había sido antes y si en algún momento y por algún extraño motivo el reino que gobernaba podía terminar así, ese solo pensamiento me inquietaba pero lo eliminé rápidamente, Aurum era una tierra próspera y con gente amable y procuraría a cualquier precio que permaneciera así, justo como mi hermano me la entregó antes de morir.

Todo lo que pasaba por mi cabeza se dicipó en el momento en el que aquel guardia se detuvo y las sombras se convirtieron en 3 personas que no me resultaban familiares desde aquella distancia, pero a medida que se acercaban uno de ellos se me hizo conocido; aquel porte, sus rasgos, su manera de caminar, todo en esa persona era difícil de ignorar y aunque no recordaba del todo su nombre sabía perfectamente quien era: El rey de Ruber. Junto con él iban dos féminas, una de ellas casi de mi estatura, de piel dorada y un hermoso cabello castañol; la otra, más pequeña, de larga cabellera blanca y de mirada inocente, ambas muy bellas a mi parecer. Mis ojos no se despegaron de aquellos personajes hasta que llegaron hasta donde estaba mi guardia, me acerqué tímidamente esperando a que alguno se atreviera a decir algo y como lo esperaba fue el rey de Ruber el primero en intervenir, sonaba muy seguro de sí mismo lo cual subió un poco mis ánimos y después escuché como Sigurd se presentaba ante las 3 personas y por supuesto yo no me iba a quedar atrás, me puse justo al lado de aquel guardia e hice una leve reverencia para saludarlos, después los miré con cierta curiosidad, me preguntaba si alguno de ellos conservaba sus poderes o si por el contrario también habían sufrido el mismo destino que los míos pero no me atrevía a preguntar ya que podía ser peligroso para mi integridad, la de mi guardia y la de la misión que la diosa nos había encomendado así que me limité a mantener una sonrisa serena y dejé que mis pensamientos se convirtieran en palabras llenas de convicción con las cuales buscaba una alianza o algo cercano a ello. - Creo que por ahora deberíamos permanecer todos juntos, después de todo aún no conocemos nuestra misión y este no es el tipo de terreno que se pueda explorar por cuenta propia ¿ Qué opinan? - A pesar de no tener como ocultar mi rostro me mantuve lo más firme que pude, tenía que reflejar seguridad y confianza si quería lograr una alianza conveniente, por ahora solo me restaba esperar la repuesta de aquellas personas y del rey que las acompañaba.


Última edición por Hella el Mar Jul 01, 2014 4:10 am, editado 1 vez
avatar
Hella

Femenino

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 28/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por Daenerys Scodelario el Mar Jul 01, 2014 3:56 am

Sentada en la pequeña altura de unos escombros pudo apreciar como una de las pocas sombras que caminaban a lo lejos se acercaba, a lo cual no presto mucha importancia, ya se había encontrado con alguien conocido y eso le causaba una pequeña seguridad, lo que no evito mostrarse claramente sorprendida cuando logro por fin apreciar de buena forma a la persona que se acercaba entre las sombras, era Nemesis, de la guardia real de Ruber. ¿Qué hacia ella en aquel lugar? Bueno, la respuesta era clara, vino por la misma razón por la cual todas las personas llegaron allí, lo cual le quedo claro al momento de escuchar sus palabras. Pero ¿la diosa? ¿Ella fue la que los llamo? Le era complicado entender la situación y no era quien para hablarle a la guardia real de Ruber, tampoco tenía razones para hacerlo o mas bien dicho la iniciativa para querer comenzar una conversación con ella, pese a esto lo que menos quería en aquel momento era encontrarse en algún conflicto, no en aquellas condiciones, así que simplemente respondió con una pregunta –  ¿Por qué nos ha llamado? – Espero una respuesta certera de la guardiana, seguro ella sabía lo que ocurría y tal vez incluso sabia porque su cuerpo actuaba de aquella manera.

Dirigió su mirada al frente a la espera de ver el desenlace del conflicto de las dos sombras cuando obtuvo una nueva distracción, pudo escuchar a lo lejos el aleteo de alguna persona que examinaba la situación desde los cielos, una silueta alada que se encontraba inspeccionando aquella singular situación desde las alturas –  ¿Por qué no hay más personas usando aquella capacidad para encontrar la luz? – Lo que le hizo deducir que quizás la mayoría se encontraba en la situación que estaba ella, –  Aunque fuera así, ¿Por qué él sí puede usar sus alas? – Todo se hacía muy confuso en su mente, llego a aquel lugar a la espera de obtener respuestas pero lo único que había logrado encontrar hasta el momento eran más interrogantes.

Vio a aquella angelical figura bajar desde las alturas, sin importarle su aterrizaje volvió la mirada a donde estaba en un comienzo, y no fue hasta el momento en el que él llego a donde las jóvenes estaban que se dio cuenta que se trataba del rey de Ruber. No era raro que tal persona se acercara pues seguramente estaba en busca de su guardia real, aun así era una situación que no le agradaba para nada y aún menos le gustaron las palabras de su rey, que para ella sonaron como órdenes. Se mordió un poco el labio para evitar decir algo desagradable y bajo de un salto de la piedra donde se encontraba tomando un fuerte respiro al llegar al  piso, soltando el aire en un suspiro, para luego meter las manos en los bolsillos de su chaqueta, tirando torpemente la tela para abajo. –  Al parecer ya no ocurrió nada. – Dijo observando la escena en la que Sigurd se arrodillaba ante la otra persona lo cual le pudo asegurar que se trataba de la reina de Aurum, en su rostro de la albina se podía ver una expresión indiferente y un tanto cansada, pues así se encontraba en aquella extraña y desprevenida reunión.

–  Yo he estado muy bien, y tú, ¿Cómo has estado? – Le pregunto al guardia de Aurum sin importarle el tutearlo, pero toda esa situación si era algo problemática para ella. –  ¿Cómo termine en esto? Dos reyes y dos guardianes, ¡yo no tengo nada que ver aquí! Debería esperar el momento indicado e irme, seguro ni se dan cuenta. – Entonces dedico una mirada a reina de Aurum la cual dijo justamente las palabras que la Albina no quería escuchar "Permanecer todos juntos" ycon ello una nueva interrogante. – ¿Misión?, ¿a que te refieres con ello? – Y luego miro hacia el rey de Ruber. – Tu igual lo dijiste antes, “ellos vienen por lo mismo que nosotros”, pero ¿Por qué estamos aquí? – La albina cada vez más confundida, solo esperaba que alguien pudiera responderle con una respuesta concisa, pero era de esperar que todos conocieran la situación que la joven principiante.
avatar
Daenerys Scodelario

Femenino

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 08/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por Nemesis el Mar Jul 01, 2014 3:40 pm

Mientras notaba que otras dos figuras se acercaban a lo lejos y, siempre en posición de guardia para por cualquier cosa que pueda suceder - pues bien estábamos hablando de Tenebra y no de cualquier otro bosque encantado. Lugar donde habitaba lo desconocido y dígase criaturas con poderes extraordinarios. Notó ciertas peculiaridades en el ambiente, personas intercambiando grupos, caminando solas en el lugar que, no era una buena experiencia la que estaba por vivir aquella ya que debía por lo menos ser un Dios o una criatura tremendamente fuerte como para poder enfrentarse a lo que moraba en esos lares. Echó una mirada periférica a lo que podía ver y estaba a su alcance, ruinas, todo tenebra, muchas sombras a lo lejos, pero nada con referencia a lo que en verdad tenía que hacer en ese lugar ¿Diosa por qué nos ha reunido? esa simple frase retumbaba una y otra vez en su mente, no podía dejar de pensarlo, le quedaba confiar en su Rey y seguir sus órdenes, protegerlo y protegerse.

Ignoró por completo la pregunta de la niña que se encontraba a su lado, fijó la mirada al Rey, ésta mirada hacía notar la confusión de la híbrida, no le soltó una palabra más una mirada valía más que éso. Quería respuestas ella también pero no sabía exactamente si el Rey estaba a la par de lo que debíamos hacer o simplemente estaba también tan perdido como ella. Aunque, perdidos no, sabía que no se venía nada bueno o, algo bastante interesante proveniendo de éste lugar. Segundos después aparecieron esas dos figuras ya muy cerca de ellos, manteniendo su distancia... La reina de Aurum, hacía tiempo que no la veía y ¿otro guardián? más interesante aún. Reyes y guardianas protegiendo algo que les pertenecía, luchando o eso pensaba. Trató de hacer caso omiso a cualquier criatura que se acercaba, debía mantenerse lo bastante alerta por cualquier cosa que podría ocurrir en esos instantes, aunque, el Rey se notaba bastante tranquilo a la llegada de los dos forasteros así que sin más hizo un ademán a la Reina de Aurum - Nemesis, guardia Real de Ruber - a la par de su ademán, para luego divisar que otra de sus flores cayó al suelo. Algo le sucedía, no era normal que éstas, bastante poderosas, adheridas con una magia peculiar a sus largos cabellos lilas, se caigan sin más perdiendo su color y su aroma penetrante. De nuevo, un mohín se hizo notar en su rostro, algo preocupada.

Las palabras de la albina luego la hicieron entrar en razón. Misión. Y, antes de decir nada, sin querer decirlo tampoco, la Reina de Aurum había sugerido algo que si fuera en otro tipo de situación no le hubiera gustado para nada, más ahora tenía que obedecer si el Rey aceptaba su propuesta.
Sin tiempo a siquiera preguntar una sola palabra al Rey, una luz cegadora, color blanquecina tirando a un amarillo, resaltando los suelos de Tenebra que eran bastante oscuros, dio su aparición frente a los forasteros, mientras que un viento fuerte sopló a todo el territorio, haciendo que varios objetos y rocas del lugar vuelen a lo lejos. La híbrida sintió una sensación extraña, sus alas se desprendieron con facilidad, sin ella tener que haberlas llamado, resaltaron como lo grande que eran y se mecían con el fuerte viento. Su cabello se tornó algo más oscuro de lo normal y sus ojos resplandecían lo celeste de sus pupilas, y luego, se detuvo, el viento, las rocas cayeron y sus alas se escondieron. - ¿...Una señal? - No pudo evitar preguntarlo, y sí, en efecto era una Señal de la diosa, ése era el camino que debían tomar, ésa era la misión que tenían. ¿Seguir el camino luminoso hasta descubrir su misión? No tenía muy en claro, pero era y estaba más que segura que era otra señal de la Diosa. Preocupaciones y dudas frecuentaban los pensamientos de la híbrida más estaba segura que lo que venía iba a ser majestuoso.   - Rey... - lo miró decidida, y era para eso que estaban allí, por algo aceptaron la misión, debían hacerlo.

No pretendía tomar el liderazgo, no era su labor, pero una corazonada fuerte le hizo saber qué tenía que hacer y, de seguro, también le había sucedido lo mismo a los demás participantes que contemplaron aquella segunda luz luminosa. Seguir el camino antes de que se apague. Seguir el destino, seguir aquella misión que de modo u otro le sonaba bastante importante viniendo de la Diosa. - Lo estamos por averiguar - respondió finalmente a la niña de cabellos blancos, manteniendo su mirada a los demás, haciendo un ademán, luego, esperando las palabras de su Rey.
avatar
Nemesis

Femenino

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 06/06/2014
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Trama:Señales Eternas Priv {Sigurd-Hella-Daenerys-Nemesis-R}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.