Bienvenido a Ehlysea Invitado,un sitio donde tu imaginación no tiene límites, esperamos tu instancia sea larga y amena en este continente.
Nuestro último usuario registrado es
Serrad Da Fallaren
¡El continente se alegra de tu llegada!

Últimos temas
» ⊰ Glass Pool ⊱ [Normal]
Dom Feb 01, 2015 10:35 pm por Invitado

» Academia Ciaeth | Élite - Cambio de Botón
Dom Feb 01, 2015 5:36 pm por Laco

» Xero lux | petxamo [Elite]
Jue Nov 13, 2014 10:54 pm por Invitado

» afiliacion normal
Mar Oct 14, 2014 1:47 am por Invitado

» Spirited Away Rol {Afiliación Élite}
Dom Sep 28, 2014 2:20 pm por Invitado

» Black Bullet - Elite
Lun Jul 28, 2014 2:57 pm por Invitado

» Whether that be hell or a land of nothingness | Priv.
Sáb Jul 26, 2014 7:40 am por Sephiroth


El pan de cada día: ¿era por aquí o... ? {Priv. Bastet}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El pan de cada día: ¿era por aquí o... ? {Priv. Bastet}

Mensaje por Sashanna Windhawk el Dom Jun 22, 2014 3:58 am

Maldición. ¿En qué momento pensó que la piel de jabalí iba a ser más fácil de transportar que las plumas de aquella ave. Era cierto que pagaban mejor por una piel de jabalí de buena calidad y bien cortada, pero... se había pasado con la mercancía. Llevar dos pieles de esas en los hombros no era tan sencillo, y su peso era mayor del esperado. La cola de Sasha estaba tensa desde hacía un buen rato por tener todos los músculos haciendo fuerza, y empezaba a cansarse con más facilidad.

No encontraba el momento de dejar ya esas malnacidas decoraciones tiradas ya en el suelo frente al mercader para que le dieran su dinero; si es que quería comprarlas, claro. Lo malo de vivir de este modo es que es posible que nadie quiera tu producto, aunque al menos no debían pagar ningún tipo de interés, y el precio no era tan alto. Lo hacía cada día y le era fácil obtener los materiales, así que no era problema para ella si le alcanzaba para estar tranquila. Después de ello, debía ir a buscar algo de comida por los mercados. Esperaba encontrarse algo bueno que viniera de los pescadores. ¡Qué ganas tenía de pescado! Después de un día cazando, no había nada mejor: era una recompensa totalmente merecida. Pero claro, eso no se daría si no se quitaba este peso de encima, que, para su mala suerte, iba para largo.

Entre varias quejas, se adentró por las calles de Aurum en búsqueda de una de las tiendas que aceptaban sus entregas de pieles por un precio totalmente justo, y teniendo ambas vendidas, salió del establecimiento con una sonrisa de oreja a oreja. ¿Qué tocaba ahora? ¡Compra de comida y bebida! Era el momento más feliz de Sash, toda esa comida rodeándola y babeando por ella, y aunque quisiera tener cuidado con lo que compraba, acababa teniendo cosas que no le hacían falta, pero que iría comiendo como aperitivo a la espera de llegar a su casa y cocinar lo que había traído. Un buen ejemplo era esa sardina que, nada más comprar, se llevó a la boca mientras seguía con su búsqueda del plato de hoy.

Su rapidez felina era destacable por los rápidos movimientos de ojos y cabeza, ya que pasaba la mirada por todo aquello que le llamaba la atención. ¿Pollo, cerdo o una buen trozo de salmón? Esa era la duda ahora mismo. No sabía qué de las tres cosas le apetecía más, y mientras tomaba su decisión, su cola, siempre animada, aunque aún mas ahora ante los aromas que llegaban a ella, se movía con gran rapidez.

- Mh... Podría cocinar este salmón y comerlo con algún caldo que haga de verduras - Comentó para si misma mientras su boca no podía evitar hacerse agua. Todas las posibilidades eran condenamente apetitosas, y su estómago empezaba a rogar por alimento tras todo el ejercicio físico realizado. ¡Ahg!
avatar
Sashanna Windhawk

Femenino

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 21/06/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El pan de cada día: ¿era por aquí o... ? {Priv. Bastet}

Mensaje por Bastet el Mar Jun 24, 2014 1:05 am

Los alimentos y todo lo necesario para que dos personas vivieran tranquilas no se sacaban de la nada, hacía falta un buen reino comercial para abastecer a un enorme palacio, dispuesto a recibir visitas en cada ocasión que se presentaba, era insólito que Bastet viajase por su cuenta, pero esta vez quería hacer los encargos por sus propias manos, dejando a su tutor, Orión, intranquilo en los rincones del dorado edificio en medio de un mar de arena.

Así pues tocaba la ida del mes, Baster emprendió camino en conjunto de sus felinos acompañantes, vistiendo un traje relativamente formal, pero que aun así dejaba mucha piel morena a la exposición, el sol no presentaba problema, por el contrario, provocaba que de la fina boca de Bastet salieran suspiros complacidos de su condición, era, sin duda, una de las mejores cosas que podía disfrutar, ahora que era bastante mayor podía recorrerlo todo sin la prohibición de alguien que alguna vez tomó el sitio de ser su padre, pese a ello, le tenía el respeto que se merecía al gato siamés.

El viaje no duró mucho, el sol estaba  en su punto máximo dentro de la mañana, Aurum era un reino conocido por el conjunto de muchas cosas en un solo sitio, principalmente del comercio que tanto aclamaban por lo barato de los productos e incluso el trueque conveniente que resultaba entre más individuos, todo resplandecia, era precioso ante los órbes rubíes de la castaña que sonreía de lado a lado.

En un comienzo le costó saber dónde y qué cantidad comprar, estuvo recorriendo todas las calles mercantiles para saber qué escoger y llevar, Orión no tendría este problema, pero se supone que eran las mujeres las que debían estar en dicha condición, reflejándose totalmente lo contrario en esta menuda figura celestial.
Dedició comenzar por los vegetales, la ayuda de los comerciantes era implacable y noble, y pese a que habían mucho individuos aprovechados, por suerte no le tocó, llevando una gran cantidad de verduras en las bolsas en cada mano, fruta jugosa y fresca, pero faltaba lo más importante y pesaco, que por suerte ayudarían sus felinos compañeros de patas negras a cargar por su bienestar, pero en el interior, sabía que valía la pena.

Llegó al fin, guiada por el aroma de los pescados recién extraidos de los mares de Ehlysea, miles de especies expuestas al público interesado, un poco más allá habían carnes rojas, que hacían que la fina lengua contornease sus labios secos por el deseo de consumir aquellos alimentos, paciencia, solo eso faltaba. El problema mayor era la cantidad, nuevamente se presentaba como una cuestionante ante sus ojos, inquieta, miraba por minutos la inmensa variedad que sostenía frente a sus ojos.

- Qué debería escoger...?

Se preguntaba en voz alta, inquieta, alterada pero aun manteniendo la compostura adecuada, que no tardaría en desbordarse, pedir nuevamente ayuda sería una molestia, por eso prefirió guardar silencio.


avatar
Bastet
Admin

Femenino

Mensajes : 175
Fecha de inscripción : 16/05/2014

Ver perfil de usuario http://ehlysea.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.